miércoles, 8 de marzo de 2017

El Día Internacional de la Mujer, y "Arturo y Clementina"

Hoy me he levantado con un impulso irremediable de escribir, y tengo suerte, hoy es el Día Internacional de la Mujer y es festivo en A Coruña. Así que allá voy...

Lo primero que se me vino a la cabeza es un whatsapp de esos en cadena (aviso: no los sigo, así me caiga un rallo, o dos, o incluso tres) en los que me decía que tenía que vestir de NEGRO por las víctimas del machismo. Así que, a pesar de que casi todos los días me suelo vestir de negro, hoy no lo haré, lo siento, y no lo haré por varias razones:

Nunca me ha gustado que me digan como tengo que vestir (si no lo han conseguido mis padres ni mi pareja, ni siquiera mis hijos, no lo va a hacer alguien que no sé ni quién es).

Hoy no es el día contra la violencia de género, hoy es un día para celebrar que las mujeres tenemos unos derechos, entre ellos el derecho al trabajo, gracias a que otras mujeres han tenido que luchar muy duro, tan duro como morir por ello, para conseguirlos.

No me gusta considerar a las mujeres, en su conjunto, como víctimas, y eso que he vivido en mis propias carnes la discriminación laboral por ser "madre" y hasta por ser "hija", eso que algunos definen como "cargas familiares... Prefiero poner en valor los logros, aptitudes y valores de la mujer, tanto como género como individualmente (científicas, escritoras, pintoras, ingenieras, empresarias,...), tal y como lo hacen hoy, por ejemplo ONU Mujeres o el Doodle de Google.

Lo segundo por lo que me inspiré a escribir hoy es por un cuento ilustrado que me acompaña desde hace días esperando el momento oportuno para hablar de él. Me explico: 

El otro día en casa de mi mami, esa mujer de la que tanto he aprendido, le pedí si me podía llevar un libro que adoraba de pequeña: "Arturo y Clementina" (1976.Edit. Lumen) magistralmente escrito por Adela Turin* y bellamente ilustrado por Nella Bosnia, el cual está reeditado (también en gallego, catalán, vasco y portugués) por la editorial Kalandraka. Al volver a leerlo me di cuenta de porque me había gustado tanto, aunque con tan pocos añitos no lo pudiera comprender. Ahora, treinta y muchos años después, veo un libro que sería interesante que toda niña y niño leyeran, pero no impuesto en los colegios, sino regalado y leído por sus madres y padres, abuelas y abuelos, tíos y tías,...


Un libro que habla de todas esas cargas que lleva la tortuga Clementina encima de su caparazón, pero que pone en valor su poder de decidir ("una mañana de primavera decidió..."). No quiero hacer spoiler de "Arturo y Clementina", creo que quién tenga interés es mejor que compre (sí, compre) el libro y verá que vale para peques y mayores (como casi todos los libros infantiles/juveniles, incluyendo Mundo Abisal ;) porque habla de valor, de libertad. No sé si se aprecia en la foto, pero el libro está pegado con fixo, algún nietecillo se le dio por jugar con él, vaya... que ha sido un libro manido, pero como decía una amiga mía respecto a uno de sus cuadros: esas cicatrices también le aportan valor.

Realmente estoy feliz de ser mujer y cada vez amo más a las otras mujeres, y creo que tenemos que amarnos a nosotras mismas y a las otras mujeres para que todo siga evolucionando. Hay mujeres de países que necesitan nuestra ayuda urgente, porque ellas, además de carecer de libertades tan básicas, como su propio cuerpo o sexualidad, también son obligadas a ocultarse y a vestir de NEGRO.

Virginia Romera Calleja (¡Y qué le voy a hacer si me gustan los colorines!)

(Virginia Romera y Mundo Abisal: en Pequeño Tío, juguetería y librería de Sada, A Coruña)
*Adela Turin: Pionera en la investigación de la Literatura Infantil y Juvenil desde una perspectiva de género, Adela Turin lleva más de tres décadas trabajando para erradicar las actitudes sexistas y discriminatorias de los libros dirigidos a la infancia. 

Os recomiendo también de esta escritora: "ROSA CARAMELO" (otro de mis preferidos de pequeña).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada